narrow

lunes, marzo 12, 2007


El poeta fingidor


Me ha dado últimamente por hablar de poetas y, claro, no podía falta mi poeta favorito, este señor serio y con gabardina que pasea por la Baixa que diseñó el marqués de Pombal para Lisboa tras el terremoto que casí acabó con ella. Es, evidentemente, Fernando Pessoa, el poeta de las voces múltiples, los heterónimos, que eran segregaciones suyas que escribían de forma muy diferente a él, y cuyas personalidades le influían. Todo un caso de escritor enamorado de la escritura que ve que su obra le crece, le influye y le sobrepasa.
Y no sólo eso. A veces, cuando iba a visitar a su novia (pobre Ofélia, ¡qué dura tiene que ser la vida al lado de un genio!), no acudía él, sino Álvaro de Campos, su heterónimo más raro y vanguardista, y entonces la trataba de forma completamente diferente, con desprecio, le hablaba con palabras ininteligibles y ella se quedaba destrozada (hay una edición de las cartas que le escribía, Pessoa o Álvaro, Cartas a Ofélia, pero no sé si se podrá conseguir).
La poesía de Pessoa, o las prosas de El libro del desasosiego, de otro heterónimo, el oficinista Bernardo Soares, que trabajaba en la Baixa también, cerca de un bar donde Pessoa se empapaba de bebidas espirituosas (de eso murió) son de lo mejor que se ha escrito en el siglo XX, por supuesto no sólo en Portugal (tan cerca, tan lejos).
Os recomendaría tantas cosas... Buscad poemas en las antologías, como la que hizo Ángel Crespo titulada El poeta es un fingidor, echadle un vistazo a sus prosas, mirad a ver qué os dicen sus dudas, sus constantes paseos, hablad, como hice yo (siento nombrarme) con su estatua sedente en el café A Brasileira, uno de los más bonitos del mundo (prometo entrada próxima sobre cafés) y escucharéis una voz única.
P.D. Pessoa en portugués es persona, y persona, aunque no se lo crean mia alumnos, es el nombre de la máscara que se ponían los actores griegos en la escena. Pessoa tiene un apellido perfecto para su personalidad.
Como música, algo portugués poco obvio, Sétima Legiao y su espléndido Mar d'outubro.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger conde-duque said...

Sí señor: "Prosopon"="Per sonare"="Persona"="Pessoa", donde las múltiples voces resuenan.
Yo también soy un fan.
Por cierto, acabo de ver que en Seix Barral han reeditado la biografía que escribió Ángel Crespo sobre Pessoa. Tiene una pinta buenísima.
Saludos, Julio.

3:05 p. m.  
Blogger Portorosa said...

No leo (casi) poesía, incluida la de Pessoa, pero el "Libro del desasosiego" es para mí uno de los libros más profundos, inteligentes y mejor escritos que he leído nunca. Lo considero una obra maestra.

Busqué alguna placa, una referencia a Bernardo Soares en la calle de su supuesta oficina (no sé si era Douradores, no tengo el libro aquí), pensando que qué menos, pero nada.
Por otra parte, qué terrible tristeza la de la vida de ese oficinista; más terrible cuanto más lúcida y consciente.

Un saludo.

7:56 a. m.  
Blogger Mabalot said...

"Mi poeta favorito"; también puedo decir yo lo mismo. Incluso creo que hay poesía y otra cosa; lo que escribía Pessoa.

No recordaba la biografía de Ángel Crespo, no la leí, a la que se refiere Conde-Duque. Yo leí hace años la de Agostinho da Silva (Um Fernando Pessoa / Silva, Agostinho da), que me gustó mucho, pero era enorme, y en portugués.
Buen libro sobre Pessoa debe ser el de García Martín, el Llibros del Pexe.

Un saludo, Narrow, aunque llegue tarde a este post...

11:10 p. m.  
Blogger narrow said...

Gracias por la visita y el comentario, conde-duque, portorosa y mabalot. La biografía de Crespo es muy buena, igual que la edición que hizo titulada "El poeta es un fingidor" para Austral. Y sí, era Douradores y no había nada, y eso que ahora Pessoa es un gancho para visitar Lisboa. También buscad en librería de viejo lo que escribió Crespo para la colección de Destino "Las ciudades" sobre Lisboa, es magnífico.
Gracias again.

1:56 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home