narrow

sábado, julio 21, 2007




Indignación




Tenía otra entrada preparada, pero lo primero es lo primero: aquí tenéis la portada que no se podrá ver de esa revista, por otra parte tan flojica, que es El jueves. Es la primera vez en 30 años que se secuestra una revista por orden judicial, y no ha sido por una información donde se decía que Rubalcaba había puesto una mecha en una bomba el 11-M o por vulnerar un secreto de Estado, qué sé yo, la marca de los calzoncillos de Pachuli, no, ha sido por un chiste referido a S.A.R. Felipe de Borbón y esposa.


Vamos para atrás, como los cangrejos.


Indignado, sí.


Y no digo más. Espero que el juez del Olmo, según se ve no actuaba de motu proprio sino a instancias del fiscal, espero, decía, que no me mande los GEO por poner este post, y que si llaman a la puerta a las 4, es decir, de aquí a nada, sea el lechero, aunque haga 30 años que no bebo leche.


P.S. Aunque suena jazz, en mi cerebro canturreo God save the queen, versión Sex Pistols. Y no es un error, he puesto la portada 2 veces y se la voy a mandar a todos mis contactos. Ya vale.

Etiquetas: , ,

8 Comments:

Blogger david said...

No te creas. Los del Jueves están dando saltos de contento... con lo mal que les iba la cosa últimamente
No sé si es que han metido en plantilla al Conde-Pumpido este como comercial.
Resulta además que el juez del Olmo les ha pedido "los moldes", una cosa que no se utiliza desde la prehistoria de la imprenta
¿Y esta gente es responsable de algo? ¡¡Menuda panda!!

11:27 a. m.  
Anonymous Esther said...

No ha mucho que nos rasgábamos las vestiduras (con sobrada razón, todo sea dicho) por el atentado a la libertad de expresión que suponían las desmesuradas reacciones ante las caricaturas sobre Mahoma... Y cuando llega la hora de pasar la prueba del algodón del encaje de la crítica a lo que nos afecta directamente, queda desgraciadamente claro que aquí tampoco estamos -o están algunos jueces y fiscales- para dar lecciones de salvaguardia prioritaria de las libertades y derechos fundamentales que alientan los sistemas democráticos de los que tanto decimos enorgullecernos.
Al margen de la chabacanería de esta caricatura que visualmente tampoco es el colmo del talento que digamos, sus autores están en su derecho de expresarse y de hacer sátira política, puesto que al menos yo no acierto a ver por qué esa portada es "injuriosa" y "denigrante" para la Corona al punto de hacer necesaria la puesta en marcha de los especiales mecanismos legales que protegen esta institución. Como no podía ser de otra manera, el auto judicial no se refiere al contenido de los bocadillos, donde es cierto que se vierte una acerada crítica de fondo político que es lo único que en realidad podría ser infamante (se sugiere que el Heredero no ha hecho nada en su vida susceptible de merecer el nombre de _trabajo_); y, sin embargo, no deja de resultar irónico que el juez fundamente su decisión en las actitudes representadas en el dibujo de los Príncipes, aunque éste sea claramente humorístico -¿no cuenta ya en el Derecho el viejo concepto del _animus iocandi_?- . Personalmente, no me vuelve loca que digamos la caricatura, pero me parece muy alarmante e inaceptable como ciudadana (sí, sí, mal que les pese a algunos, el concepto de ciudadanía no es una invención, existe y es la base de nuestras sociedades) que se llegue nada menos que a secuestrar una publicación por algo así... Máxime, cuando, si lo pensamos un instante, el dibujito de marras no hace sino presentar a un matrimonio que hace uso del idem, y, además, con el benemérito fin de procrear, lo que, por otra parte, no podemos olvidar que está en la base misma de la institución monárquica y de su continuidad. ¿O es que alguien llega a ser heredero de una monarquía con carácter dinástico sin reunir la condición _sine qua non_ de ser descendiente biológico de unos Reales padres? Yo estaba convencida, después de unas cuantas clases -¿infamantes?, ¿denigrantes?- de Ciencias Naturales, de que los niños nunca venían de París, ni siquiera en los supuestos cuentos de hadas con príncipe azul incluido. Pero parece que tendrán que sacarme de mi error los letrados que están detrás de este desaguisado y, lo que es peor, ese secretario _in pectore_ de las Juventudes Socialistas al que acabo de oír por la SER balbuciendo, nervioso y remitiendo a la postura oficial del partido (¿cuál es, por cierto?) y sin acertar a concretar siquiera una frase cuando le han preguntado sobre el tema (a lo que se ve, no pasa nada por manifestarse a favor de cosas de tanto calado, como, p. ej., la legalización de la eutanasia; pero, ah, cuando topamos con la sacrosanta monarquía la progresía se aturrulla)... Manda webs.

12:31 p. m.  
Anonymous Esther said...

Y la Biblioteca Nacional de Madrid comprando, con dinero público, en 1986 el álbum de _Los Borbones en pelota_ firmado por SEM. Como se enteren en la Audiencia Nacional, recorren la calle Génova y se personan para expurgar las acuarelas contra Isabel II & Cía. Y que lectores e investigadores de las dos ediciones modernas de la obra tiemblen, que a lo mejor tienen que quemar sus ejemplares en la pira de la protección de las infamias contra la Corona. En pleno 2007 y todavía nos tiene que superar el decimonónico Ortego en los límites de la crítica y la sátira. Lo que dices, Julio, para atrás, como los cangrejos, y encima sin salsa de acompañamiento...

12:38 p. m.  
Blogger conde-duque said...

A mí más que indignarme me da vergüenza ajena.
Por otro lado, es cierto lo que dice David. La publicidad gratuita es inmensa. Y la anti-publicidad para la casi extinta monarquía también.
Saludos, Julio. Te he dejado una tarea en mi blog.

12:57 p. m.  
Blogger Pilar said...

Obviamente estoy de acuerdo con lo comentado por los demás participantes: el chiste es malo,y si nadie hubiera dicho nada habría pasado sin pena ni gloria por los kioscos. Otros mucho más ofensivos han superado la prueba de la censura, que yo pensaba olvidada en este país. Me pregunto qué tiene de infamante y denigrante practicar el sexo o publicar en prensa lo que todo el mundo piensa (que para qué sirven el príncipe y la monarquía). Aparte de plantearme que con jueces de este calibre intelectual vamos apañaos:¿no se dio cuenta de que esa medida iba a ser contraproducente y generaría este revuelo?.

Secuestrar una publicación, bloquear una web, me parecen medidas no sólo desproporcionadas al posible delito de que se acusa al medio, sino sobre todo propias de un autoritarismo que parecía felizmente superado. ¿Dónde quedan la libertad de expresión, de prensa, el derecho a la información y todos esos conceptos con los que se llenan algunos la boca? ¿Con qué argumentos van a defender esta actuación?

Entiendo que existen otros medios jurídicos para intentar reparar una ofensa en el caso de que la haya. Pero que yo sepa la Casa Real no ha hecho mención al episodio. Por lo tanto, si el posible afectado no eleva queja alguna, ¿qué hace el juez? ¿actuar de oficio? ¿quién le ha pedido que intervenga? Puede que peque de ingenuidad y que haya alguna ley o norma (escrita o no) que impida al príncipe quejarse públicamente e interponer una demanda a un medio que lo injuria. Pero si es así, la injusticia entonces se comete contra él, que no puede defenderse y tiene que hacerlo otro en su lugar. Porque él también es un ciudadano con sus derechos reconocidos, ¿no?. Por lo tanto, o alguien está metiendo las narices donde no le llaman, o algo está muy mal pensado en nuestro sistema jurídico si Felipe no puede defenderse. ¿Y algunos pretenden que este señor nos represente en un futuro y mantenga este sistema?

Julio, espero que si alguien te ha sacado de la cama de madrugada no fuera precisamente la pasma. De ser así, ya nos encontraremos en los mundos carcelarios virtuales, que seguro que los hay.

6:00 p. m.  
Blogger narrow said...

Caramba, qué animación! Habrá que meterse con los poderes fácticos a diario para que haya tantos comentarios. Gracias a David, Esther, Conde-duque, Pilar (bienvenida de nuevo, que no te he dicho nada). La respuesta en los medios hoy lamentable, en fin.
Seguiremos informando y molestando. Al final lo que vino a mi puerta a las 5 fue una tormenta que me hizo cerrar ventanas. ¿Sería el espíritu de la Leti?

12:22 a. m.  
Blogger david said...

Ya ves, Julio, menos metafísica y más carnaza de vez en cuando... si es que en el fondo los del Tomate son los gurús del presente!!
Es broma... sigue con tus visitas a Viena y tu apetito por las tapas, que es lo que apetece leer.
Saludos

2:11 a. m.  
Blogger narrow said...

Bueno, gracias David por insistir. Los de El jueves no caben de gozo por la publicidad..., además que otras portadas ha habido más zafias, groseras e insultonas...
País¡

8:01 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home