narrow

martes, mayo 29, 2007



La melancolía del viaje




No quiero comentar los resultados electorales, son tan patéticos que se me iba a hinchar la vena del cuello de insultar y no es plan. Eso sí, si hay algún país tranquilo y culto, equilibrado, con preocupación medioambiental, que me quiera dar la ciudadanía, gustosamente reniego de la mía de Pantojas, Esperanzasaguirres, Aznares, Fabras, Jiménezlosantos y demás.


Hoy quiero hablar de viajes, de las despedidas, de las estaciones. Ya dije que mi viaje favorito es en tren, y que el autobús es un mal menor. Los autobuses, aunque sean cómodos, no dejan de ser un coche grande, que van por la autopista, que ponen una película por lo general horrorosa para impedir que la gente lea u oiga música.


Las estaciones de autobús suelen ser feas, funcionales, con los autobuses siempre en marcha contaminando y gaseando a los sufridos viajeros. Probablemente, de las muchas estaciones de bus que conozco, la peor sea la de Zaragoza, la de Ágreda (Puerta del Carmen), auténticamente horrible y postguerrista. Ahora la cierran, y me alegraré en el alma.


Todo esto sirve como preámbulo a un viaje que hice ayer. Ayer estuve, de la mano de Józef Wittlin, en la que él considera su ciudad natal, la ucrania Lvov. El libro, Mi Lvov, editado por Pre-Textos, es una delicia, una maravilla, un conjunto de prosas autobiográficas llenas de evocaciones sobre esa ciudad que encabeza y cierra esta entrada. Si os gusta viajar, aunque sólo sea con la palabra, que es una estupenda forma de viajar, no os lo perdáis.
P.S. Ayer, en el viaje, me puse dos veces un cd, cosa que no suelo hacer, pero es tan bueno! Se titula Warmer Corners, de los australianos The Lucksmiths, y también es altamente recomendable si os gusta el POP con mayúsculas. Su web, http://www.thelucksmiths.com.au.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Alfonso said...

Tienes que conseguir, aunque sea en la biblioteca (como yo), "La sal de la tierra", del mismo Wittlin, editado por la difunta Anaya & Mario Muchnik (donde había muchos libros interesantes a los que no llegamos), que es el primer título de una trilogía que me temo no veremos en español. Wittlin, amigo de nuestro querido Roth, debió ser un escritor considerado en la literatura austriaca de entreguerras, como tantos otros que, juntos en esto como en otras cosas, vamos descubriendo. Un saludo

11:12 p. m.  
Blogger narrow said...

Bueno, se intentará lo de la biblioteca, si no buscaré por la red a ver si se puede conseguir.
Esto es un monólogo a dos voces, parece, no?
Saludos, que ya se ha acabado la semana.

1:45 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home