narrow

miércoles, junio 18, 2008





Del amor y sus demonios




A veces, pocas, una noticia te sorprende y te reconcilia con la humanidad, como me pasó el otro finde leyendo en El país lo que voy a contar inmediatamente, en el segundo párrafo. Hace años que compré en algún saldo un libro que tenía buena pinta, Venecia, de Jan Morris. Como no suelo comprar los libros por la biografía de los escritores ni leo la contraportada más que para ver de qué tema trata el libro mínimamente, no me paré a ver que esa señora un tanto andrógina de la foto había sido antes un teniente, masculino, del ejército británico que incluso hizo expediciones al Himalaya.


Pero lo bueno del caso viene ahora. Jan Morris se ha vuelto a casar, 58 años después de que lo hiciera por primera vez, con la misma mujer con la que lo hizo la primera vez, Elizabeth Tuckniss y con la que tiene cinco hijos, engendrados cuando Jan era James. Se ve que cuando en 1972 consumó su cambio de sexo, la legislación británica les obligó a divorciarse y ahora, Jan, ha decidido hacer una boda civil en la oficina del ayuntamiento. Según Elizabeth, "Jan estaba empeñada en que se reconociera nuestra unión antes de morirnos". Copio las palabras textuales de Jan: "Era un matrimonio que no tenía derecho a funcionar, y sin embargo funcionó como un sueño, dando testimonio, una se atrevería a decir, del poder de la mente sobre la materia -o del amor, en su sentido más puro sobre cualquier otra cosa-".


Cierro comillas y dejo que penséis en esta historia. Por cierto, Venecia se ha vuelto a editar en bolsillo, en la nueva y estupenda colección de libros de viaje de RBA bolsillo. Yo contribuiría comprándolo a esta historia de amor más allá del tiempo y del género.


P.S. Hoy la canción que me viene a la mente es una de Ute Lemper en Berlin Cabaret Songs, una que se titula "Maskulinum-Femininum".
Salud.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Blogger Pilar said...

Amor en su sentido más puro, no puede explicarse de otra manera. A veces, la vida sigue sorprendiéndonos.

11:04 p. m.  
Blogger conde-duque said...

Tengo esa edición, también de saldo. Han sacado otro libro de artículos suyos.

9:35 a. m.  
Blogger Irène said...

Superar las barreras que llevamos intrínsecas y vivir el amor en su sentido más puro es lo que necesitaba el personaje que interpreta Stephen Rea en "The crying game".

Saludos!!!

12:26 a. m.  
Blogger narrow said...

Muchas gracias a los tres y a Irène, bienvenida!!!
De la-el Morris no he visto nada más, ya buscaré.

Saludos.

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home