narrow

miércoles, diciembre 10, 2008








La construcción del futuro








Siempre me ha gustado el arte de vanguardia, las primeras, las que se llaman históricas, desde pequeño. Me imagino que me atraía eso que tienen de juego, de romper los esquemas previos, de subvertir. En pintura no tanto, pero en fotografía y en diseño me siguen pareciendo una maravilla. Digo todo esto porque en ese "marco incomparable" que dice el tópico que es La Pedrera del Paseo de Gracia barcelonés puede disfrutar de una amplísima retrospectiva de Aleksandr Ródchenko, uno de los vanguardistas soviéticos más influyentes.



Como he dicho, me gustan especialmente dos aspectos de su biografía artística, la fotografía y sus diseños publicitarios. Leía hace un par de semanas un comentario sobre esta exposición y sobre el arte soviético de los años felices que señalaba una idea con la que estoy completamente de acuerdo, y es que era un arte joven, ingenuo, que empezaba de cero todo, que creía que, como sus incipiente revolución, era capaz de todo.


Viendo sus carteles de propaganda y de publicidad, sus espectaculares fotomontajes (que luego influirán en John Heartfield o en Josep Renau), sus fotografías con contrapicados y angulaciones inverosímiles, su pintura absolutamente abstracta, viendo todo eso, da infinita pena que muchos de esos autores acabaran en gulags, campos de concentración, emigración alimenticia a los EE.UU. (y en muchos casos su arrepentimiento por sus osados años revolucionarios), muertos en las guerras, orillados... Parecía que todo era posible y no.


P.S. Me viene a la cabeza un disco que me compré en cinta hace más de 20 años y que un compañero de instituto me perdió y que tiene ese mismo aire naïf que estas vanguardias, el seminal Alas sobre el mundo de El aviador Dro. Curiosamente, trabajo con el hermano de uno de los fundadores de este mítico grupo y que se fue porque eran muy comerciales para fundar a los industriales y ruidistas Esplendor Geométrico. Cosas veredes...

Etiquetas: , ,

1 Comments:

Anonymous jose manuel said...

Pues hablando de aire naïf no hay que perderse la reedición de YOUNG MARBLE GIANTS que salió el año pasado y que incluye dos discos, en total unas 40 canciones, de final de los 70 y primeros 80 rompiendo con todo el torbellino del punk. Saludos.

7:56 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home