narrow

lunes, octubre 02, 2006


Días de calor

Pues sí, el socorrido tema del tiempo. Odio el calor, sobre todo trabajar con, o contra, él. No me gusta nada la sensación de quedarse pegado a la mesa, como me está ocurriendo ahora. El calor me aplatana, me da una laxitud y una indolencia terribles, la humedad en la frente, en la espalda, dar vueltas en la cama buscando un rincón seco. Es horrible. Por eso adoro el otoño, esa sensación inconmensurable de ponerse el primer chandal (sí, me gusta ponerme cómodo en casa) largo, de arrebujarse en la cama. Además, el calor húmedo me da dolor de cabeza. Como ahora.
Tampoco puedo hacer nada por cambiarlo, así que lo sobrellevaremos con elegancia: oyendo "Días de calor", una magnífica canción de uno de los mejores cds de la música pop española y que casi nadie recuerda: "Casa doce", de los BB sin sed.
Como ilustración Doisneau, que hubiera ido bien para ayer, "Domingo por la mañana"

2 Comments:

Blogger Alfonso said...

Estoy de acuerdo con lo que dices: Berlín de 1919 a 1933 es un mundo muy atractivo. Para entenderlo bien, lo mejor es leer lo que dice un testigo, Sebastian Haffner: buscad sus libros. Pero muchos de los mejores artistas de ese Berlín, Roth entre ellos, provenían del disuelto mundo austro-húngaro. Si queréis saber más de él, supongo que el amigo Julio irá diciendo algo, y si no, quizás en elreinodeestemundo.blogspot.com escribiré algo (si tengo tiempo y ganas). Para empezar, tres libros: "Viena, fin del Imperio", de J.Mª. Valverde; "Afinidades vienesas", de J. Casals; y "El mito habsbúrgico en la literatura austriaca moderna", del gran Claudio Magris. Si os interesa el tema, iré comentando algunos libros y os diré qué está editado en español y qué no. Saludos

11:01 p. m.  
Blogger Alfonso said...

hh

11:03 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home